Falsos techos, tipología y materiales de los falsos techos

Los falsos techos son un recurso cada vez más en uso en las reformas integrales, sobre todo de oficinas, por la facilidad que tienen de adaptarse e incorporarse a cualquier proyecto u obra en construcción. La versatilidad y flexibilidad que tienen a la hora de adaptarse a cualquier proyecto los convierte en la solución perfecta para cualquier proyecto y dan a la oficina un acabado moderno y visual muy atractivo.

En cuanto a tipos y materiales de falsos techos podemos encontrar un amplio repertorio con los que pueden ser fabricados y elaborados. Debido a la disponibilidad de esta amplia gama de formatos y materiales, los falsos techos se conviertan en el componente perfecto para conseguir un techo ideal.

Materiales de los falsos techos

A continuación enumeramos una serie de materiales con los que pueden ser fabricados los falsos techos.

  • Madera. Los falsos techos fabricados con madera son los más recurrentes a la hora de instalar falsos techos en una reforma integral de oficina. Esto se debe a que son más resistentes al fuego y la humedad y soportan mejor el deterioro ocasionado por el paso del tiempo. Además puede incorporar un componente denominado velo absorbente acústico, que insonoriza de ruidos molestos y permite que los trabajadores sufran menos distracciones y por tanto puedan concentrarse mejor y ser más productivos.
  • Escayola. Pertenecen al grupo de los falsos techos tradicionales. No contienen ninguna irregularidad en su superficie, son lisos y uniformes.
  • Metal. Los falsos techos metálicos no tienen un uso tan extendido como los de madera o escayola. Este material destaca por su versatilidad.